Prueba de carga del viaducto atirantado de Hernani (Guipúzcoa) de la Red de Alta Velocidad

Prueba de carga del viaducto atirantado de Hernani (Guipúzcoa) de la Red de Alta Velocidad

La UTE Hernani-Astigarraga, integrada por Sacyr Construcción (60%), Sacyr Neopul (10%), Mariezcurrena (15%) y Zubieder (15%), ha completado con éxito la prueba de carga del viaducto de Hernani (Guipúzcoa).

Esta prueba verifica el óptimo comportamiento estructural de este pionero viaducto dentro de la Red de Alta Velocidad. 

Para llevar a cabo este tramo de 2,34 km, adjudicado en 2019 por la Red Ferroviaria Vasca, ha sido necesario construir, entre otras infraestructuras, un viaducto atirantado de Hernani que atraviesa en dos ocasiones el río Urumea y que pasa por debajo de la carretera A-15.

El viaducto de Hernani consta de 482 metros de longitud y posibilita los cruces sobre el Urumea mediante dos subestructuras atirantadas con vanos máximos de 67 y de 120 metros. Un total de 108 tirantes para tres mástiles metálicos son necesarios para soportar el tablero que tiene 14,5 metros de ancho y un canto variable de hasta cuatro metros.

20.000 m3 de hormigón y 4.000 toneladas de acero

Más de 20.000 m3 de hormigón (equivalente a 8 piscinas olímpicas) y 4.000 toneladas de acero han sido necesarias para construir este viaducto. La sección en forma de U tiene un ancho útil de 10,7 metros para alojar la vía en placa y las canaletas.

El proceso constructivo de los dos tableros fue por fases con cimbra de avance con hormigonado in situ, sobre las pilas definitivas y varias pilas provisionales para salvar la longitud del tramo a atirantar.

Una vez ejecutado el tablero se instalaron los pilonos metálicos y se procedió a la instalación de los tirantes. El sistema de tirantes fue con horquilla fija en mástil y horquilla regulable en tablero, con una puesta en carga de los tirantes, mediante el uso del sistema Stay Cable System, y acero Y1860S7T16 (150 mm2), galvanizado, encerado y autoprotegido con funda de polietileno.

Los tres mástiles son de acero estructural S355 y S460 y tienen una altura de 27 metros. Las cimentaciones profundas se han realizado con pilotes que han llegado a superar los 40 metros de profundidad.

Innovación para identificar mejoras

El proyecto destaca por la amplia gama de técnicas especiales necesarias para su construcción. Desde la ejecución de cimentaciones profundas, hasta los tratamientos de mejora del terreno han sido ejecutados bajo técnicas innovadoras que han añadido valor al proyecto.

En el desarrollo del proyecto se ha creado una maqueta 3D completa de todo el proyecto que ha permitido identificar y anticiparse a errores, así como plantear optimizaciones y mejoras al mismo.

Un proyecto con un marcado carácter medioambiental

El proyecto tiene un marcado carácter medioambiental al estar enmarcado dentro de la zona de dominio público marítimo terrestre definido por la ribera del río Urumea; por ello se han desarrollado medidas adicionales, entre las que destacan:

  • La gestión mediante técnicas ex-situ de 16.807 toneladas de suelos contaminados con compuestos orgánicos y metales pesados.
  • El tratamiento para evitar la proliferación de vegetación alóctona a través de la eliminación por medios mecánicos de 11.000 m2 de especies exóticas invasoras, siendo esta la segunda mayor amenaza para la biodiversidad, después de la pérdida de los hábitats naturales.