Morteros técnicos: procedimientos de impermeabilización

Morteros técnicos: procedimientos de impermeabilización
(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 102)

El agua es uno de los principales agentes agresivos en la construcción. La presencia de humedad en los edificios es causante de degradación, por lo que se requiere actuaciones de impermeabilización con el fin de prevenir la infiltración de agua. Se emplean diversos procedimientos como el uso de morteros técnicos que detallamos a continuación.

Morteros técnicos: procedimientos de impermeabilización - 1
Daños provocados por el agua en un mortero

Impermeabilización en masa:

Procedimiento muy utilizado, que adiciona aditivos hidrófugos en la masa del mortero y hormigón para conseguir su impermeabilización.

Cortes de fuga de agua:

Método también muy habitual, utilizado normalmente como un proceso inicial y generalmente para con posterioridad, continuar con un procedimiento de impermeabilización definitivo y duradero. Los cortes de vías de aguas se pueden clasificar en:

Obturación Directa

Se tapona la fuga de agua con morteros con una velocidad de fraguado muy elevada generalmente formados por una mezcla de cementos hidráulicos, sílices y agentes modificadores.

Impermeabilización de muros y paredes

En los enfoscados para la impermeabilización tanto de paredes como de muros existen multitud de materiales, que se utilizan en función de cada caso; algunos ejemplos:

Impregnaciones hidrófugas

Estas penetran en los poros de los materiales sobre los que se aplica, depositando en ellos polímeros orgánicos. Estos compuestos proporcionan propiedades tensoactivas que originan una modificación del estado capilar de la superficie que permanece impermeable al transformar la succión capilar en repulsión.

Pinturas en base acrílica

Emulsionadas al agua o en solución, con distinto grado de elasticidad. Por su elevada durabilidad son idóneas tanto para la regularización de fachadas como tapa poros de superficies de hormigón y de mortero.

Morteros epoxi-poliuretano

Con ellos se consiguen acabados flexibles, totalmente impermeables, de gran adherencia sobre multitud de soportes y excelentes resistencias químicas que las habilita en cubiertas expuestas a ambiente agresivo, para el sellado de juntas de corte de pavimentos industriales, depósitos, piscinas o canales.

Morteros cementosos rígidos

Generalmente no aportan toxicidad alguna al agua pudiendo, en consecuencia, emplearse en contacto con productos alimenticios. Suelen penetrar profundamente en los intersticios y capilares del hormigón, para después combinarse con la cal libre procedente de la hidratación del cemento y evitar el paso del agua a través del hormigón en cualquier sentido.

Resulta destacable la propiedad que permite obtener juntas de hormigonado impermeables al provocar el anclaje del hormigón viejo con el nuevo, mediante cristales de formación progresiva, hasta el completo cerramiento de la junta. Estos morteros rígidos por su elevado pH protegen las armaduras sin provocar corrosión al carecer de cloruros u otros iones nocivos.

Morteros flexibles

Tampoco comunican toxicidad al agua, son de fácil aplicación por su trabajabilidad y adhesión, habitualmente bicomponentes, formulados a base de cementos modificados con polímeros que combinan las ventajas de su facilidad de aplicación con una gran flexibilidad y total impermeabilidad. Posee además una gran adherencia sobre la práctica totalidad de los materiales de construcción y una gran resistencia a la abrasión.

Sobre estos morteros se puede aplicar pinturas o cualquier otro revestimiento. Esta variedad de productos recoge la práctica totalidad de los casos posibles que se puedan presentar, por lo que, en función del soporte, espesores, requerimientos técnicos, mecánicos, químicos, etc., se fundamenta su elección.