Hacia una ciudad Sin Zanjas. La importancia de las tecnologías sin apertura de zanja y la experiencia de Canal de Isabel II

Hacia una ciudad Sin Zanjas. La importancia de las tecnologías sin apertura de zanja y la experiencia de Canal de Isabel II
(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 99)

Manuel Rodriguez Quesada, vocal de la Asociación Ibérica de Tecnología SIN Zanja y Subdirector de Conservación de Infraestructuras de Canal de Isabel II

La Asociación Ibérica de Tecnología SIN Zanja (IBSTT) es una entidad privada, sin ánimo de lucro, creada con fines técnico-científicos en 1995, con la misión de desarrollar y difundir los conocimientos, prácticas y tecnologías de las Tecnologías Sin Zanjas en España y Portugal, en beneficio de los ciudadanos y el medio ambiente.

La asociación nació como respuesta al movimiento SIN ZANJA que se estaba produciendo a lo largo del mundo en países como Estados Unidos, Inglaterra o Alemania. Actualmente, en el mundo existen 28 asociaciones similares. Es por esto que formamos parte de la gran familia mundial de la ISTT.

Los objetivos fundacionales de la IBSST son los de promover y fomentar el uso, la investigación, el conocimiento, la formación y el desarrollo de nuevos servicios y técnicas en España como en Portugal.

Para ello, la asociación cuenta con 2 herramientas:

  • Una red de conocimiento y colaboración entre los asociados pero en la que también participan universidades, centros tecnológicos, etc.
  • Estructuralmente consta de 3 comisiones de trabajo permanente: Comunicación, Normalización y Formación, que es la más importante, y uno de nuestros pilares fundamentales.

La IBSTT reúne al 70% del sector en España, que agrupa 62 empresas y 60 entidades colaboradoras, incluidas universidades, colegios profesionales y centros tecnológicos. Es una asociación muy transversal, encontrando ingenierías, fabricantes de materiales y accesorios, de tubos de plásticos, de hormigón, de equipos de rehabilitación, de instalación, y de localización, aplicadores de estos productos, que usan estos tipos de maquinaria, o los accesorios y productos que fabrican terceros, constructoras, empresas públicas y privadas gestoras de servicios urbanos del agua. Todas estos colaboradores están convencidos de que las tecnologías SIN zanja, son y serán, una herramienta cada vez más importante en el desarrollo sostenible, verde, social y abierto de las ciudades y su actividad.

Las ventajas de las tecnologías sin apertura de zanja frente a las tecnologías convencionales, son entre otras:

  • Mayor protección del medio ambiente: meno-res emisiones de CO2 por suprimir excavaciones, producción de escombros, rellenos, asfalta-dos, etc, menor consumo energético en el ciclo de la obra.
  • Menor riesgo de accidentabilidad por realización de zanjas o excavaciones en galerías en mina, sobre todo en obras de alcantarillado donde las profundidades son mayores que en abastecimiento.
  • Reducción de los tiempos de ejecución. Hay tecnologías con rendimientos superiores a los 200 m/día.
  • Menor afección a los espacios naturales.
  • Reducción de los costes económicos de la obra.
  • Simplificación en la elaboración de los proyectos.
  • Incertidumbres en la ejecución, lo cual puede producir retrasos y aumentos de plazo con los consiguientes sobrecostes para el promotor.
  • Reducción de los impactos a los ciudadanos por:
    • Reducción de los tiempos de interrupción de los servicios públicos (abastecimiento, saneamiento, gas, electricidad, telefonía…)
    • Reducción en la contaminación por calidad del aire, reducción del polvo en la atmósfera.
    • Reducción en la producción de escombros.
    • Minimización del impacto en la actividad económica, comercial, industrial y de accesos a las viviendas.
    • Mejora de la seguridad del peatón y del conductor.
    • Mínima contaminación acústica.
    • Reducción de las incertidumbres en la ejecución y por lo tanto de las molestias a los ciudadanos.
    • Mejora del tráfico, reducción de atascos, reducción en áreas de aparcamiento, cortes de calle…

Las TSZ ofrecen así, ventajas para la propiedad, el regulador, el operador, el aplicador y para el ciudadano.

Las tecnologías sin apertura de zanja son una herramienta fundamental para la consecución de los OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE y en el avance hacia una ECONOMÍA CIRCULAR que persigue reducir el consumo y preservar las materias primas, el agua y la energía, al tratarse de soluciones limpias y eficientes con un alto componente tecnológico.

Aprobadas por la ONU (Programa 21, Capitulo 34) como tecnologías ecológicamente racionales y ambientalmente sostenibles, que abarcan tecnologías que ofrecen un rendimiento medioambientalmente mejorado en comparación con las tecnologías tradicionales que implican la molesta apertura de zanjas en las ciudades. Las TSZ aseguran la sostenibilidad de los servicios, alineadas a los retos del Cambio Climático, al Pacto Verde Europeo, y a la Economía Circular con la reducción de los residuos y el aprovechamiento de recursos.

La transición hacia a una economía circular exige introducir profundos cambios no sólo en las tecnologías, sino en todas las cadenas de valor, nuevos modos de conversión de los residuos en un activo, y las TSZ juegan ahí un papel fundamental por sus ventajas económicas, y de ejecución. Los recursos financieros tienden a ser cada vez más escasos, y es necesario establecer una estrategia con una visión holística.

La sociedad nos exige hoy en día que nuestra actividad esté alineada con los principios de la sostenibilidad y respeto al medio ambiente, pero también la democratización de las inversiones y la eficacia en la inversión. La construcción de una infraestructura ya no es vista como una imperiosa necesidad para la creación de riqueza y mejora en nivel de vida, que para su consecución se puede aceptar daños colaterales. Por todo ello debemos movernos rápido para seguir siendo percibidos por la sociedad como un sector absolutamente necesario para su desarrollo, y es con soluciones como las tecnologías sin zanja nacidas desde dentro del sector, como podemos hacerlo.

Nuestro sector tiene la urgente necesidad de transformarse hacia un modelo productivo de economía circular, para lo que necesitamos dar un salto cualitativo a la hora de enfocar los proyectos, que no debe ser otro que el de la visualización desde el primer momento de toda la vida de la infraestructura y monitorizando en todo momento los beneficios y desventajas que aporta a la sociedad.

La experiencia de Canal de Isabel II

Canal de Isabel II es la empresa que gestiona el ciclo del agua en la ciudad de Madrid. Fue creada en el año 1851, abasteciendo de agua potable a la ciudad de Madrid desde 1858. Desde 1984, Canal pasó a ser dependiente de la Comunidad de Madrid.

Canal de Isabel II abastece a 6,53 millones de habitantes en 174 municipios (97 % de la población Comunidad de Madrid) con un consumo 493,50 hm3 en 2022. Presta servicios de gestión de alcantarillado a 5,77 millones de habitantes en 136 municipios (85 % de población de la región). Depura las aguas residuales de 6,74 millones de habitantes de los 179 municipios (100 % de la población de la Comunidad de Madrid). En el año 2022 se trataron 481,44 hm3.

En 2012 se creó la sociedad anónima Canal de Isabel II, cuya estructura accionarial está representada por un 82,36% por la Comunidad de Madrid a través del Ente Público Canal de Isabel II, un 10% por el Ayuntamiento de Madrid y un 7,64%por otros 111 municipios. Estos municipios accionistas de Canal de Isabel II sumaban al cierre de 2022 un total de 6.070.532 habitantes, el 89,93 % de la población de la Comunidad de Madrid (un 92,63 % sin incluir Alcalá de Henares). Canal de Isabel II cuenta con una plantilla de aproximadamente 3000 trabajadores.

Canal de Isabel II pertenece a la asociación desde el año 2018, participando activamente en las tres comisiones de la asociación: comunicación, normalización y formación.

Canal de Isabel II apuesta firmemente por las tecnologías sin apertura de zanja. Creemos que hay vida más allá de la zanja. En los últimos años, la utilización de las TSZ en nuestras redes de alcantarillado oscila entre el 40% y el 50%. Dentro de las ventajas que tienen este tipo de tecnologías, añadimos la mayor rapidez en la obtención de permisos por apertura de calas y zanjas, necesarios si la obra se ejecuta a cielo abierto. Por otra parte, las renovaciones de tramos que discurren por zona no urbana y que suponen unos 2.000 km de red, afectan en muchos casos a zonas de Dominio Público Hidráulico, Vías Pecuarias, Carreteras, redes ferroviarias y espacios protegidos. En estos casos, evitamos también la afección a dichos espacios, protegiendo estos entornos y agilizando también la ejecución de los trabajos.

El conocimiento de estas tecnologías es muy importante. Nos va a permitir encontrar la mejor solución en cada momento. Una persona que tiene este conocimiento, sabe que tecnologías afectan en menor medida a la hora de ocupar la vía pública, lo cual es importante en zonas concurridas y céntricas. Sabe cuando se pueden aplicar tecnologías cuando la conducción se encuentra deformada. Sabe qué funciona mejor cuando hay quiebros en la red. Sabe cuales de estás tecnologías permiten aumentar el diámetro de la conducción existentes, etc.

A mi particularmente, me produce mucha satisfacción cuando algún colaborador me propone realizar una obra en la que combina tramos convencionales con zanja con una, dos o más tecnologías. Esto significa que dispone de un conocimiento que le permite comparar, valorar y aplicar la mejor tecnología en cada actuación.

El conocimiento se imparte formando, probando y compartiendo

La primera formación se imparte en las universidades. Y en este sentido, desde la Asociación se está trabajando para divulgar entre las universidades la importancia que están teniendo cada año la utilización de las TSZ. Cuando este tipo de tecnologías se encuentran más que implantadas, es conveniente que en las asignaturas correspondientes, se les dedique más formación de la existente actualmente.

Hacia una ciudad Sin Zanjas. La experiencia de Canal de Isabel II
Foto cortesía Eurohinca EPB vista general túnel

La Asociación a su vez, realiza un curso de postgrado de dos semanas. Se trata de un curso internacional, único y exclusivo en idioma español. Una forrmación premiada y reconocida internacionalmente por la ISTT, Premio “Education and Training Grant Program” ISTT NO DIG AWARD 2017. Desde 2015 empresas de todo el mundo nos vienen confiando la formación en Tecnologías SIN Zanja de sus profesionales, en total sumamos ya 158 diplomados de España, Portugal, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Argentina, Paraguay, Perú, Noruega, Puerto Rico y Chile.

Desde Canal se comenzará a impartir un curso también para el personal técnico de Canal. Es fundamental formar a todos los técnicos, tanto los que trabajan en conservación y mantenimiento, en obras y en proyectos y planeamiento. Y no solamente a los ingenieros, sino también a los mandos intermedios, capataces y encargados, e incluso oficiales de red y vigilantes de obra.

Todas las tecnologías funcionan. Y probándolas aprenderemos lecciones para posteriores actuaciones, o veremos aplicaciones nuevas que no habíamos contemplado inicialmente. Es necesario también el fomentar foros de debate donde compartir las TSZ. Las redes tienen problemas comunes, pero también tienen singularidades. Hay ciudades que tienen problemas con el nivel freático; hay ciudades, como Madrid, que a pesar de su gran longitud de red, no disponen de bombeos, y otras ciudades, como Valencia, que por ser una ciudad llana, cuentan con más de 60 instalaciones elevadoras. Hay ciudades en los que los materiales son distintos a otras, ciudades que tienen gran cantidad de red que discurre por zonas particulares. Por este motivo, es bueno compartir experiencias, casos de éxito y lecciones aprendidas entre los gestores del agua. Dentro de Canal de Isabel II se ha formado un grupo interno de tecnología sin zanja para divulgar entre los trabajadores de Canal cualquier novedad, cualquier tecnología que se pruebe y poder compartirla.

Canal de Isabel II tiene experiencia en más de 25 tecnologías tanto en saneamiento como en abastecimiento. Y no solo en nuevas conducciones, rehabilitaciones, sustituciones y reparaciones sin apertura de zanja, también en tecnologías destinadas al mantenimiento, limpieza e inspección de conducciones, tanto de agua potable como de alcantarillado y a la localización, tanto de fugas, como de servicios. Todas estas tecnologías también alargan la vida útil de las conducciones y evitan problemas en la red.

La Asociación en los últimos años, ha trabajado activamente en estos objetivos de comunicar y formar, actualizando y modernizando su página web, donde se pueden ver obras realizadas con distintas tecnologías; la publicación de la norma UNE 53929:2022 “Plásticos. Rehabilitación de conducciones de abastecimiento y alcantarillado con tubos continuos curados in situ (CIPP). Diseño, cálculo e instalación», que establece un idioma común en España para el uso de esta tecnología. Esta nueva Norma proporciona seguridad en el uso de esta tecnología a fabricantes, instaladores, proyectistas y empresas gestoras de aguas; se ha comenzado a trabajar en la elaboración de manuales técnicos de cada tecnología, que sirvan como manual para los profesionales del sector; la puesta en marcha de los cursos en formato on line, donde ya se han formado 158 profesionales. Queremos desde estas líneas invitar a todos aquellos interesados en las TSZ, a inscribirse en la próxima edición, la IX edición anual del Curso de postgrado Especialista en Tecnologias SIN Zanja 2023 que se va a llevar a cabo del 23 de octubre al 7 de noviembre de 2023.

En las siguientes páginas, podrán profundizar en algunas de estas tecnologías que se están utilizando actualmente. Su lectura ya por si solo cumple los objetivos que tiene la asociación: aprender y divulgar. Estamos convencidos de que las tecnologías sin apertura de zanja han venido para quedarse y son presente y futuro en nuestras ciudades.

www.tecnologiasinzanja.org