,

GIS, tecnología integradora y facilitadora en la aplicación de BIM

GIS, tecnología integradora y facilitadora en la aplicación de BIM
(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 102)

Cristina Carrera; responsable de Utilities & AEC de Esri España

Una de las tendencias más implantadas en la construcción a nivel mundial es la integración de BIM (Building Information Modelling) y GIS (Sistemas de Información Geográfica) Y es que la combinación de ambas tecnologías o disciplinas han demostrado multiplicar la eficiencia de los procesos constructivos de forma exponencial mediante una mayor agilidad en el cumplimiento de los plazos, la disminución del margen de error en los procesos y permitiendo una mejor coordinación de los equipos involucrados.

El sector de la construcción, como muchos otros, no está al margen de la transformación digital y la aplicación de las nuevas tecnologías. En los últimos años hemos sido testigos de los beneficios que el impulso de la digitalización y el gobierno del dato en diseño y construcción de las infraestructuras han aportado a los profesionales del sector. Cada vez son más las exigencias de la administración pública en el ámbito de la comunicación y colaboración en base a estándares, digitalización y metodología BIM a las empresas de ingeniería y construcción, con el fin de conseguir objetivos de sostenibilidad tanto medioambiental como económica.

¿Por qué es importante para las administraciones incentivar la digitalización del sector?

España siempre ha sido un referente global en el diseño y construcción de infraestructuras y esto viene dado en gran parte por su gran apuesta en innovación y tecnología. Nos encontramos en la era del dato y cualquier sector es susceptible de mejorar su rentabilidad y ser más sostenible a través de un uso inteligente de los mismo. El Consejo de ministros aprobó el Plan BIM a finales de junio de este año y con él busca lograr dos objetivos en el sector público de la construcción: incentivar la innovación del sector y mejorar la eficiencia del gasto público en este ámbito.

El campo de la construcción en España presenta un perfil bastante atomizado. A pesar de estar compuesto por empresas de todos los tamaños, las pymes representan el grueso del tejido empresarial, siendo un 95,48%, según expone el propio plan. Es por ello que el presupuesto destinado a la inversión en digitalización varía notablemente entre un tipo de empresas y otras. No obstante, las multinacionales y grandes negocios han demostrado un notable incremento en su apuesta por la innovación tecnológica, principalmente por el gran abanico de oportunidades y ventajas que ofrecen.

El plan revela que el último año ha sido el más alto en cuanto al uso de BIM en la contratación pública. Sólo entre 2021 y 2022, el número de licitaciones públicas que solicitan el uso de BIM ha pasado de 109 a 190, y el volumen de licitación ha pasado de 455 millones de euros a 1.209 millones. Lo que visibiliza el avance de la incorporación de BIM por parte de los órganos de contratación y hace aún más patentes las perspectivas de crecimiento de esta metodología en los próximos años.

Una mirada hacia el futuro de las infraestructuras: BIM y GIS

La llegada de herramientas innovadoras como el BIM y el GIS supone un antes y un después para los profesionales del sector, principalmente por todas las facilidades que brindan al proceso constructivo, la amplia accesibilidad a la información de todas las partes involucradas y por su capacidad de actualizar los datos del diseño en tiempo real y ante cualquier imprevisto.

Para entender mejor las capacidades del BIM, podemos definirlo como una visualización multidimensional de todas las fases de vida de una construcción, que además se encuentra en constante actualización.

Esta visualización abarca mucho más que una visión en 3D de una infraestructura. También permite consultar todo tipo de información sobre el estado de sus materiales, presupuesto, instalaciones o su eficiencia energética. De hecho, gracias al análisis constante de esta gran cantidad de datos durante todo el proceso, es posible identificar fallos y corregirlos al momento, ahorrando así un tiempo de gran valor para el proyecto.

Por su parte, los sistemas de información geoespacial (GIS) son una herramienta innovadora y decisiva de cara a construir un proceso de trabajo y planificación mucho más completo. Al analizar y recoger datos sobre el entorno, su combinación con el BIM reduce todavía más las posibilidades de

sufrir cualquier problema causado por factores que envuelven a la infraestructura. Gracias a la componente territorial, esto se tiene en cuenta en la toma de decisiones y en el mantenimiento de la infraestructura/edificación, permitiendo mejorar su durabilidad y calidad.

Organismos y empresas más preparadas: el incremento de las exigencias en las obras públicas

Esta revolución digital está cambiando en muy poco tiempo los métodos de trabajo y forma de comunicarse. El binomio BIM&GIS marcará las tendencias en gestión de infraestructuras del sector público y privado en los próximos años. Además, el significativo impulso del cumplimiento de los objetivos internacionales de sostenibilidad, está acelerando la implantación de estas tecnologías por parte de los órganos de contratación.