Charlas sobre la Desalinización por Ósmosis Inversa

Charlas sobre la Desalinización por Ósmosis Inversa

La primera de estas charlas en la Embajada de España en Riad deja claro cuál es la solución para la sostenibilidad del agua en el país: la desalinización por ósmosis inversa.

ACCIONA, compañía global y líder en la provisión de soluciones regenerativas para una economía descarbonizada, celebró la primera mesa redonda de su ciclo de charlas diseñadas para promover soluciones regenerativas y sostenibles en Arabia Saudí, en este caso sobre la desalinización por ósmosis inversa. El evento, que tuvo lugar en la Embajada de España en Riad el pasado domingo 28 de abril, reunió a destacadas figuras del ámbito del agua, de las administraciones y del mundo empresarial para mostrar la importancia de la tecnología de ósmosis inversa en el ciclo del agua.

El evento de Riad fue precedido por la mesa redonda inaugural de esta serie titulada La solución saudí para la sostenibilidad del agua: desalinización por ósmosis inversa, en la que se analizó la fórmula ganadora para lograr la sostenibilidad del agua en el país gracias a la tecnología de ósmosis inversa.

La mesa redonda contó con los siguientes participantes: Khaled Al Qourashi (consejero delegado de SWPC); Khalid Al Habib (director de inversiones de WTTCO), Mohammed Alhajjaj (consejero delegado de ENGIE Arabia Saudí) y Manuel Manjón, consejero delegado de la línea de negocio de Agua de ACCIONA. El coloquio estuvo moderado por Julio de la Rosa, director de desarrollo de negocio de ACCIONA Agua en Oriente Medio. Los participantes compartieron su experiencia en el campo del agua y explicaron la importancia de gestionar los recursos hídricos de manera eficiente para satisfacer las necesidades de una creciente población y una economía en expansión, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de acceder a agua potable. Además, debido a su clima árido y a sus limitados recursos de agua dulce, Arabia Saudí depende en gran medida de plantas desalinizadoras para satisfacer sus necesidades hídricas. También se recalcó que el programa Saudi Vision 2030 señala la importancia de invertir en tecnología de desalinización, como la ósmosis inversa, y ampliar la capacidad de las desalinizadoras existentes con el fin de garantizar un suministro fiable de agua dulce para uso doméstico, industrial y agrícola.

Javier Nieto, director de ACCIONA Agua en el Reino de Arabia Saudí que participó como ponente principal, afirmó que “la experiencia de ACCIONA es muy pertinente para los programas y objetivos Vision 2030 del país. Nos consideramos socios que pueden propiciar que el país haga realidad su visión de crear una economía y una sociedad dinámicas, diversificadas y más sostenibles. Sirven de ejemplo las siete estaciones depuradoras de aguas residuales y desalinizadoras que estamos construyendo –y las dos desalinizadoras que hemos terminado recientemente–, ya que mejorarán la seguridad hídrica de 8,3 millones de personas y harán que el país sea más resiliente a las crisis climáticas”.

ÓSMOSIS INVERSA EN ARABIA SAUDÍ

Arabia Saudí es uno de los mayores productores de agua desalinizada del mundo y cuenta con numerosas desalinizadoras a lo largo de su costa. La tecnología de ósmosis inversa desempeña un papel vital frente a los desafíos asociados a la escasez de agua en el país. Ofrece una fuente sostenible y fiable de agua limpia para diferentes sectores y aplicaciones, contribuyendo al desarrollo económico, la sostenibilidad ambiental y el bienestar social del país.

De acuerdo con el último informe de Sostenibilidad de ACCIONA, en 2040, la producción total de agua desalinizada en la región del Oriente Medio será 13 veces mayor que en 2014. En una región con una escasez de agua grave, la demanda de agua desalada está creciendo en respuesta al cambio climático y al crecimiento demográfico. Arabia Saudí, con una población de unos 33,4 millones de habitantes, es el tercer mayor consumidor de agua per cápita del mundo, después de los Estados Unidos y el Canadá.

ACCIONA desaliniza el agua con la tecnología de ósmosis inversa más eficiente. El uso de esta tecnología emite 6,5 veces menos gases de efecto invernadero que las tecnologías de desalinización térmica.