Bioo Lumina, plantas bioluminiscentes

Bioo Lumina, plantas bioluminiscentes

Bioo, empresa pionera en biotecnología y sostenibilidad, lanza al mercado Bioo Lumina, una innovadora aplicación de la bioluminiscencia en plantas. Su objetivo es transformar la Tierra, reduciendo la contaminación lumínica en las ciudades, para poder alzar la vista y contemplar las estrellas.

Bioo Lumina utiliza un proceso biotecnológico que permite a las plantas emitir luz propia, suave y tenue. Esta característica hace posible iluminar los espacios públicos de una manera diferente y segura, sin generar ningún tipo de polución ni afectar a las plantas y los ecosistemas nocturnos.

Reducción de la contaminación lumínica y mejora de la salud

La contaminación lumínica es un problema creciente en las ciudades, con efectos negativos sobre la salud humana, el medio ambiente y la biodiversidad. Bioo Lumina ofrece una solución alternativa a la iluminación tradicional, reduciendo la contaminación lumínica hasta un 95%. Además, la bioluminiscencia en plantas ejerce un efecto positivo en la salud: reduce el estrés, mejora la calidad del sueño y aumenta la sensación de bienestar.

Ahorro energético y sostenibilidad

Bioo Lumina es una solución altamente eficiente desde el punto de vista energético. Las plantas bioluminiscentes no requieren electricidad, lo que supone un ahorro significativo en costes de energía y mantenimiento a largo plazo.

Asimismo, Bioo Lumina se fabrica con componentes sostenibles y biodegradables, contribuyendo a la reducción de la huella de carbono y a la protección del medio ambiente.

Una nueva era de la iluminación urbana

Bioo Lumina representa un salto adelante en la iluminación de áreas verdes urbanas, ofreciendo tres tipos de soluciones (las dos primeras ya disponibles y una en desarrollo), sostenibles, respetuosas con el medio ambiente y beneficiosas para las personas.

  1. NATURAL. Disponible. La bioluminiscencia está naturalmente presente en nuestro planeta sólo en especies determinadas de hongos, algas e insectos. Bioo emplea hongos bioluminiscentes naturales para integrarlos en entornos urbanos, proporcionando una bioluminiscencia natural durante la noche. En Bioo, trabajamos con más de 58 especies diferentes que se encuentran en la mayoría de las regiones tropicales y algunas regiones montañosas del mundo, sin ninguna modificación, ni la adición de compuestos externos.
  2. COMPUESTO. Disponible. Utilizando un compuesto fosforescente biocompatible que permanece y crece con la planta durante toda su vida. Esta solución se aplica a su dermis, transformando las especies nativas en luminiscentes sin involucrar modificaciones genéticas. Este compuesto es ecológico, no tóxico y no afecta la respiración natural y la fotosíntesis de la planta, ni el comportamiento de las especies locales, al igual que la bioluminiscencia natural en hongos, algas o insectos. Esta solución está disponible en todo el mundo, cumpliendo con todas las regulaciones del planeta.
  3. GENÉTICA. En desarrollo. Plantas modificadas para generar naturalmente luciferasa, volviéndose bioluminiscentes con la misma proteína empleada por hongos, algas e insectos naturalmente bioluminiscentes sin afectar la fauna y flora locales. Estas modificaciones se realizan con genes no dominantes, por lo que las plantas nativas siempre prevalecerán. Esta solución depende de las políticas locales para ser aplicada correctamente en una región específica y Bioo siempre trabajará debidamente para una implementación adecuada siguiendo todas las regulaciones.

Bioo y la revolución biotecnológica

Bioo se adentra en la revolución biotecnológica con esta nueva gama de tecnologías innovadoras. «Nuestra misión es facilitar que las personas dejen de vivir entre paredes de hormigón para hacerlo de verdad en ciudades biotecnológicas —explica Pablo Vidarte, fundador y CEO de Bioo—. Ciudades que dan un paso más allá en sostenibilidad: se sirven de la naturaleza de una forma que trasciende lo que conocemos hasta ahora. Son ciudades que sanan a las personas y, por lo tanto, al planeta».

En esta línea de innovación se encuentran otros proyectos que contemplan, por ejemplo, el tratamiento de aguas residuales mediante la actividad natural de microorganismos; los denominados árboles líquidos o los materiales de construcción auto-regenerativos.