La tubería de acero como pilote

La tubería de acero como pilote

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 65)

Los sistemas por pilotaje están compuestos por los elementos constructivos -pilotes- adecuados para una cimentación profunda del terreno en una obra. Estos pilotes permiten transmitir la carga de la estructura a capas de suelo más profundas que son capaces de soportarla.

Cada proyecto tiene unas necesidades en cuanto a material, que dependen de múltiples factores externos por lo que la elección del material para los pilotes variará en función de los requisitos mecánicos del proyecto.

El tubo de acero es un producto muy competitivo como perfil hueco para proyectos estructurales y de pilotaje, así como en obras marítimas y fluviales: su amplio rango de producción abarca hasta los 3048mm de diámetro y longitudes acordes a cada tipo de proyecto.

Concretamente este aspecto, la longitud, es uno de los aspectos más interesantes del acero helicosoldado. Este material, por sus características químicas y mecánicas, cubre cualquier requerimiento teniendo en cuenta la variedad de grados de acero y espesores de chapa disponibles. Tras la soldadura helicoidal en fábrica, el tubo de acero permite el suministro de longitudes a medida.

Accesorios

Además, al tubo de acero se le pueden soldar diversos accesorios del mismo material y que le permitan ajustarse a las necesidades del proyecto. Accesorios como clutches, coronas, refuerzos, agujeros, orejetas y argollas o tablestacados son solo algunas de las posibilidades. La posibilidad de adaptación del pilote a su futura misión, hace del tubo de acero helicosoldado un material altamente versátil y eficiente.

Protección anti-corrosión

Por otro lado, a la hora de elegir el material para los pilotes, es importante tener presente las condiciones que pueden soportar los materiales y, por tanto, su resistencia ante éstas. La corrosión es uno de los aspectos que todos los materiales han de tener presente debido a las agresivas condiciones en las que el pilote va a desempeñar su función.

Es conveniente conocer la normativa en estos aspectos para elegir la solución más eficiente para cada proyecto. En el caso de la protección contra la corrosión de estructuras de acero, el conjunto de normas ISO 12944 detalla una gran variedad de sistemas de pintura protectores a aplicar en función de la categoría del ambiente corrosivo, como el ambiente salino en obras marítimas. Pinturas como el epoxi bi componente, el glassflake epoxi y el poliuretano, se aplican bajo control y registro del acondicionamiento de la superficie de acero, espesores de película seca, temperatura y humedad. En el caso de las obras marítimas, las zonas que quedan por encima del nivel del mar, al aire, se protegen con una capa final de poliuretano. Los fabricantes de pintura han de clasificar debidamente la protección que ofrecen sus productos, mientras que los aplicadores deben supervisar la aplicación de los mismos, comprobando que las medidas sobre el espesor, y todos los ensayos a realizar como el de continuidad y adherencia, ofrecen resultados satisfactorios.

Ventajas

  • Longitud de tubo acorde al proyecto.
  • Gran variedad de grados de acero y espesores de chapa disponibles.
  • Posibilidad de soldar accesorios a la tubería.
  • Comodidad y fácil manejo del material en el montaje.
  • Protección controlada del tubo.
  • Larga vida útil.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar