ARMSTRONG_TESORERIA_SS_01_©_Josema_Cutillas[1]

Techos Armstrong para las nuevas oficinas de la Seguridad Social en San Sebastián

La nueva sede de la Seguridad Social en San Sebastián, situada en el barrio donostiarra de Riberas de Loyola incorpora techos Armstrong en casi la totalidad del edificio, para conseguir por un lado un rendimiento acústico óptimo que proporcione un mayor confort para los usuarios, y por otro la uniformidad de acabados necesaria para dotar de
versatilidad de la obra.

En estas oficinas de la administración estatal trabajan unas 300 personas y generan una importante afluencia de público, El edificio, que consta de unos 23.317 metros cuadrados repartidos en 10 plantas – 7 sobre rasante y 3 bajo rasante soterradas destinadas a instalaciones y plazas de aparcamiento, constituye un nuevo referente arquitectónico en el barrio, junto con la Iglesia Iesu diseñada por el arquitecto Rafael Moneo. Su gran fachada acristalada, además de proporcionar luz natural a las distintas estancias, lo que permite ahorrar energía, reduce considerablemente el ruido proveniente de la variante actuando como pantalla para los edificios de viviendas que conforman la manzana, mejorando así el día a día de los vecinos.

La acústica es un factor determinante a considerar a la hora proyectar un edificio de uso administrativo. En efecto, un nivel de ruido elevado, tanto exterior como propio al funcionamiento de la misma oficina, puede provocar estrés, cansancio, y por ende, disminuir el rendimiento de sus ocupantes. Por ello, el arquitectoJuan Carlos Marcos Hurtado eligió los techos metálicos Axal microperforados con velo Armstrong.

“Elegimos el falso techo Armstrong por sus características de uniformidad y aislamiento acústico, en el proyecto y posterior ejecución del edificio; también desde el proyecto se buscaron materiales y elementos que por su versatilidad se adaptaran a las diferentes zonas del edificio, no queríamos un catálogo de materiales. El edificio a pesar de su diversidad, tanto en usos como en las diferentes entidades que lo ocupan, debía resultar unitario para así soportar los posibles cambios que en los edificios de la administración
pública pueden producirse”, explica Marcos Hurtado.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar