La Parroquia de San Isidro Labrador en El Ejido luce nueva imagen sin humedades

La Parroquia de San Isidro Labrador en El Ejido luce nueva imagen sin humedades

La capilla del Baptisterio de la Parroquia de San Isidro Labrador, situada en El Ejido, llevaba varios años sufriendo humedades. Las mismas se concentraban en una de las paredes de la capilla del Baptisterio y se han resuelto con un tratamiento de capilaridad de Murprotec. Este tipo de humedades estaban afectando e incidiendo en la salud de los feligreses del templo sobre todo, en aquellos afectados por problemas respiratorios.

El proceso de eliminación de humedades por capilaridad en la Parroquia de San Isidro Labrador se inició el pasado mes de mayo por el equipo de profesionales de Murprotec. Para hacerlas desaparecer definitivamente, se ha realizado un tratamiento en unos muros del templo que tienen 70 centímetros de grosor. El problema afectaba solamente a un ala de la iglesia, concretamente la que se encuentra en la capilla del Baptisterio donde se había deteriorado la mitad horizontal de la pared derecha.

La humedad por capilaridad que sufría la pared de este oratorio se caracteriza por penetrar en los cimientos desde la tierra y acabar subiendo por los poros que encuentra en los materiales de construcción. Por tanto, si no se realizan tratamientos efectivos, las humedades pueden alcanzar hasta una altura de 1,5 metros o más llegando incluso a provocar un importante deterioro de las fachadas.

Además de estéticamente, este tipo de humedades más problemáticas estaban afectando e incidiendo en la salud de los feligreses del templo sobre todo, en aquellos afectados por problemas respiratorios, que veían como se incrementaba la sensación de ahogo cuando permanecían largo rato en el interior.

Para frenar este tipo de humedades es fundamental eliminar el poder de absorción capilar de cimientos y muros. Un proceso que se realiza con productos y técnicas patentadas por Murprotec, que logran crear una barrera de estanqueidad infranqueable para la humedad de la tierra, y además, con la garantía de la eficacia de sus tratamientos hasta treinta años.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar