El nuevo RIPCI contempla los sistemas de protección de humos

El nuevo RIPCI contempla los sistemas de protección de humos

El nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios, RIPCI, (RD 513/2017) ha sido publicado el pasado 12 de junio, conteniendo novedades interesantes en muchos aspectos, como la inclusión de los Sistemas de Control de Temperatura y Evacuación de Humos. Así han informado desde TECNIFUEGO-AESPI.

Por primera vez, el nuevo RIPCI incluye en su articulado los Sistemas de Control de Temperatura y Evacuación de Humos (SCTEH). Tal y como han señalado desde TECNIFUEGO-AESPI, se trataría de un asunto fundamental para los usuarios finales, puesto que a partir de ahora los sistemas estarán sujetos a las mismas condiciones de instalación, mantenimiento y responsabilidad que el resto de los sistemas de protección activa contra incendios.

En particular, para nuevas instalaciones de SCTEH, el nuevo RIPCI establece que su diseño deberá ser realizado conforme a la norma UNE 23585, y su instalación y mantenimiento conforme a la norma UNE 23584.

Los instaladores de estos sistemas estarán sujetos a los mismos requisitos de cualquier instalador de protección contra incendios. Eso incluye no sólo los medios técnicos, de personal o de calidad, entre otros, sino también la emisión, en la puesta en marcha, de un certificado de instalación firmado por un técnico competente, que garantice el cumplimiento del Reglamento.

Se establece, además, un nivel de responsabilidad adicional para los instaladores, que tendrán la obligación de comunicar al autor del proyecto y al titular posibles desviaciones del proyecto frente a lo establecido en el Reglamento.

Las nuevas instalaciones de SCTEH deberán contar con un contrato de mantenimiento suscrito, como requerimiento para la puesta en servicio de las mismas.

Las instalaciones anteriores al Reglamento, por su parte, estarán sujetas a los mismos requisitos de mantenimiento que las nuevas instalaciones.

La responsabilidad de los mantenedores también crece con el nuevo RIPCI, ya que el mantenedor autorizado deberá reflejar en sus informes no sólo las deficiencias o averías de los equipos, sino también posibles desviaciones o falta de adecuación de los sistemas al riesgo.

Asimismo TECNIFUEGO-AESPI ha destacado que, entre las actividades marcadas como obligatorias para el mantenimiento de los SCTEH, se exige la comprobación del funcionamiento de los sistemas mediante la activación manual de los mismos cada 6 meses.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar