DuraFlat holder placement into the minitrench

Microductos para la implantación de la creciente demanda de “Banda ancha”

El aumento de peticiones de servicios de banda ancha, generada por el importante incremento de datos en movilidad y demanda de contenidos, está creando un notable impulso en el crecimiento de las redes FTTH, que nos acerca al acceso al servicio universal de banda ancha. La previsión es que en los próximos años, un 80% de los hogares españoles tengan acceso de fibra óptica, lo que coloca a nuestro
país entre los más punteros de la OCDE, en cuanto a la implantación de este tipo de redes.

El despliegue de fibra óptica se ha convertido en el principal objetivo de las operadoras de telecomunicaciones, y ha dado lugar a los últimos movimientos de consolidación entre las mismas (la compra de ONO por parte de Vodafone, y la reciente oferta de compra de Jazztel, por parte de Orange). Estas compañías persiguen ofrecer servicios integrados (fijo, móvil, internet, televisión) soportados por un amplio ancho de banda para fidelizar a su clientela.

Telefónica acaba de anunciar que está realizando pruebas, para ofrecer un servicio de 1 Gb/s, simétrico, para 2015, lo que supondría multiplicar por 10, su oferta de velocidad actual.

Esta creciente demanda de servicios, debe ir soportada físicamente por una red de infraestructuras que actualmente no está preparada para acoger la previsión de despliegue, y que está, en algunos casos, llegando al límite de su capacidad.

Las soluciones que se han empleado hasta ahora, en el caso de redes subterraneas, son muy caras, en relación del coste total de la obra
civil respecto a la capacidad de despliegue de fibras, y por ello desde hace varios años, se está imponiendo a nivel mundial en este sector el
uso de las llamadas micro-infraestructuras, en las cuales mediantes la apertura de microzanjas de reducidas dimensiones, se despliegan microductos, que contienen microcables de fibra óptica, obteniendo prácticamente la misma capacidad portadora, pero reduciendo hasta en un 70% el coste total de la infraestructura. Estos microductos, también se pueden usar en canalizaciones existentes, permitiendo que aquellas que ya han saturado su capacidad (mediante el uso de soluciones “tradicionales” de subconductado, sobre tubo principal) puedan
permitir el despliegue de nuevos ductos y cables y con ello evitar costosas inversiones.

Por otra parte las microzanjas, tienen un impacto mínimo en el entorno urbano, a diferencia de las zanjas tradicionales, permitiendo
que las obras se realicen hasta en una cuarta parte del tiempo, sin interrupciones de tráfico, en calzada, ni aceras, y con sólo el 1% de escombros respecto al sistema de zanja tradicional.

Las microzanjas normalmente tienen una anchura de 2 a 10 cm, y una profundidad de 15 a 40 cm, lo que les permite adaptarse con gran
flexibilidad al entorno urbano, y son una de las mejores soluciones para entornos urbanos históricos, o de especial protección, por su
mínimo impacto, y su reducida afectación. En muchos casos, estas microzanjas se pueden ubicar en áreas prácticamente imperceptibles, en aceras o calzadas, quedando la reposición de la canalización perfectamente integrada en los viales.

DuraLine

DuraLine, es el líder mundial indiscutible en microductos y accesorios para microinfraestructuras de fibra óptica. Cuenta con 20 fábricas repartidas en 4 continentes (2 de ellas en Europa), lo que le permite una capacidad tecnológica y de servicio, que no tiene ninguno de sus competidores.

Dentro de su amplia gama de producto, ofrece microductos desde 3 mm de diámetro (que permite el despliegue de varias fibras),
hasta conductos para cables, de 63 mm.

DuraLine trabaja con prácticamente todos los principales operadores e instaladores a nivel mundial (Telefonica, Vodafone, Orange, ADIF,
Verizon, AT&T, Telecom Italia, Deutsche Telekom, Alcatel, Lucent, Huawei, KPN, Google Fiber, Smartel, etc).

En el caso de microductos, la gama de DuraLine, abarca desde microductos sueltos, microductos unidos con capa externa, (desde 2
microductos, hasta mas de 20), , en configuración plana, autosoportados para instalaciones aéreas y de fachada, etc, y en todos los casos
configurados tanto para ir directamente enterrados, como subconductados, y también con aditivos especiales antiroedores, y antifuego
(LSHF – Low smoke halogen free).

El sistema de tendido tradicional por tiro mecánico, hace que los cables deban llevan una sobreprotección, para que las fibras ópticas no se dañen, tanto por las tensiones de tiro, como para poder soportar las curvas y desalineaciones en tendidos urbanos. En realidad, mediante el uso de sistemas de soplado para microcables, no hace falta que éstos lleven ésta sobre protección que han de llevar cuando se les somete a tensiones mecánicas de tiro, lo que hace que sean cables mucho más ligeros y económicos, y esto permite alcanzar grandes distancias, con equipos portátiles de soplado (tipo MiniJet), que se pueden llevar a mano en obra.

La combinación de microcables y microductos, permite que con canalizaciones muy pequeñas (de 1-2 cm de ancho), se puedan tender gran cantidad de fibras, como se puede ver en la tabla adjunta.

Capacidades máximas de microcables para Diametros Internos de microductos

 

 

 

El hecho de poder realizar canalizaciones con microzanjas, permite una serie de ventajas claras, que se están imponiendo en las obras urbanas; además de la notable reducción en coste total e infraestructura, que en función de los casos, se estima entre un 30% y un 70%, hay otras ventajas muy notables, a modo de ejemplo ver la tabla de abajo.

Tipos de microductos

DuraMicro

Son microductos individuales, a partir de 3 mm, de diámetro, y que pueden ir directamente enterrados, ó bajo subconducto ó conducto
principal. Su principal ventaja es su reducido tamaño y facilidad de uso, lo que permite su instalación en canalizaciones existentes, incluso
saturadas, y poder dar continuidad de principio a fin, a la conexión desde origen a usuario, sin empalmes intermedios.

Se puede fabricar de la medida, color (con opción a franjas), y marcado que se desee.

Todos los microductos de Duraline llevan capa interior permanente superdeslizante, con SilicoreTM, lo que evita el uso de lubricantes líquidos, que a la larga, pueden afectar al cable, y a su mantenimiento y reposición; además todos los microductos, llevan estriado interno, lo que facilita el deslizamiento del cable, por reducir la superficie de contacto con el cable.

Presentan una gran versatilidad, y se pueden meter mediante sistemas de soplado en canalizaciones existentes, con diversas
configuraciones, por ejemplo, véase la tabla superior.

En ciertos casos, se puede combinar varios m.d. dentro de un mismo tubo, por ejemplo, meter 3 x 10 mm + 4 x 7 mm, en un tubo de 40 mm.

DuraMulti

Son conjuntos de microductos agrupados bajo una misma camisa externa, desde 2 microductos, hasta configuraciones “a medida” agrupando diversos diámetros en una misma agrupación.

Maximiza el espacio disponible para microductos, evita que estos al ir preformados, se puedan revirar, con la ventaja de que en una única instalación se pueden tender múltiples microductos, pudiendo dejar algunos libres para futuras ampliaciones.

DuraPack

Son microductos sueltos dentro de un monotubo principal (normalmente de 32, 40 o 50 mm), lo que permite que se puedan manejar
individualmente, e instalar a la vez que el tubo principal. El esfuerzo de compresión lo soporta dicho tubo principal, permitiendo optimizar los sistemas de tendido por soplado (no hay deformaciones en curvas o cambios de dirección). Facilita mucho las labores de mantenimiento, y en su caso, de reposición, ya que se puede actuar individualmente sobre cada microducto, sin que el resto se vea afectado.

DuraFlat

DuraFlat es una agrupación de microductos en un plano, en configuraciones de varios microductos, tanto para su uso en subconductado de canalizaciones principales, parcial o totalmente ocupadas, como para ir directamente enterrado.

Sus ventajas son:

  • Gran flexibilidad, pues permite su instalación en plano vertical, lo que permite abrir una zanja minina (1,5-2cm), y se adapta a todas las trayectorias, por ello es ideal para la “última milla”.
  • Se puede manejar indistintamente en vertical y horizontal, plano o “enrollado” para simular la misma configuración de un monotubo.
  • Permite la segregación individual de un microducto, a una acometida o punto de conexión.

DuraAir Figura 8

Es una configuración en la que el microducto, o varios de ellos, se pueden colocar autosoportados para instalaciones aéreas, ó por fachada. El elemento portante es fibra de aramida, sin ningún elementometálico. Permite la conexión dando continuidad, de tramos enterrados y en aéreo, manteniendo el mismo cable en todo el trayecto, con un peso muy reducido, tanto propio como de cable. Se puede usar como acceso temporal, rápido y económico. Permite vanos de hasta 70 m (tensión 410 N, y flecha del 1% a 20ºc)

Se fabrica para resistencia a intemperie (al menos 15 años), y está certificado y homologado (EN 60794). Utiliza accesorios estándar tanto de empalme y derivación, como de sujeción.

DuraTrace

Al microducto o agrupación de microductos, se le añade en fabrica, un hilo metálico externo, bajo una misma camisa, lo que permite su detección en instalaciones enterradas.

DuraFibre

En fábrica se introduce el cable de fibra, lo que permite ahorrar la instalación del mismo, en obra. Para tendidos de larga distancia, en los que se puede llegar a entregar bobinas de microductos de varios kilómetros, esto supone un gran ahorro.

Soluciones especiales

LSHF / Auto-extinguible, con Baja emisión de humos, y Libre de halógenos

Se utiliza para instalaciones en las que se requiera resistencia al fuego, así como en instalaciones de distribución interior.

Antiroedores

Durante el proceso de fabricación, se le añade un aditivo, inocuo para la salud humana, que repele la actuación de los roedores, y otros animales sobre los conductos.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar