La UPV desarrolla un “ladrillo antisísmico”

Se trata de un nuevo dispositivo, a manos de investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH) de la Universitat Politècnica de València (UPV), cuyo diseño y componentes permitirían aislar sísmicamente la tabiquería del resto de la estructura del edificio. Bautizado como “SISBRICK,” dispositivo aislador sísmico, se deformaría el pórtico estructural sin la coacción total de la tabiquería, por lo que se dificulta la aparición de las peligrosas bielas diagonales de compresión. Asimismo, el pórtico se comportaría de manera similar a como se ha calculado sin la interacción de la tabiquería. Francisco J. Pallarés Rubio, Dr. Ing. Caminos, Canales y Puertos, uno de sus responsables, ha explicado cómo funciona y su aplicación a las obras actuales.

Los daños producidos en edificios debidos a los terremotos, pondrían de manifiesto que la tabiquería no estructural tiene una gran influencia en el comportamiento sísmico de un edificio, pudiendo llevar a fallos estructurales no previstos. En el caso de un edificio construido a base de pórticos de hormigón armado o metálico, se produce un desplazamiento horizontal relativo entre una planta y la siguiente, denominado comúnmente ‘deriva’ o ‘drift’. Por su parte, si los pórticos se encuentran rellenos con tabiques de ladrillo o bloque, la estructura global se rigidiza en conjunto y la respuesta sísmica es distinta a la prevista en los cálculos sin considerar la tabiquería interior.

Según ha explicado Pallarés Rubio, las bielas diagonales irían alternando entre las cuatro esquinas de los marcos según se desarrolla el sismo, y serían capaces de producir unas peligrosas y no previstas roturas por cortante en las cabezas de los pilares, además de dañar considerablemente los tabiques.

Con la utilización de SISBRICK, se facilitarían los giros de los nudos y que se pudieran desarrollar los modos de fallo en estado límite último, previstos en la fase de diseño, con los modernos métodos de cálculo basados en la formación de rótulas plásticas.

Igualmente, este dispositivo aislador sísmico, poseería unas características mecánicas que le permitirían absorber movimientos relativos entre el tabique de ladrillo convencional y la estructura del edificio, así como propiedades ortótropas, siendo capaz de resistir cargas en la dirección deseada. Con esta absorción de movimientos y presentando menor rigidez que el tabique de ladrillo y la estructura del edificio, dificultaría la formación de las bielas diagonales de compresión que causan los daños en las cabezas y bases de los pilares, y daños en el tabique.

Este “ladrillo antisísmico” se pondría en la obra de manera tradicional y el tabique se realizaría con los materiales habituales usando la técnica convencional, disponiendo de un número reducido de elementos en localizaciones clave del tabique para conseguir el aislamiento sísmico deseado.

El sistema de aislamiento sísmico está formado por dos tipos de elementos: aquellos que van en contacto con los pilares, que permiten la absorción de movimientos horizontales, y los que van en contacto con las vigas, que permiten la absorción de movimientos verticales.

Fuente: estructurando.net

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar