Impermeabilización de estructuras enterradas

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 59)
Benjamín Cova Alonso; arquitecto
Juan Rafael Pérez Cabrera; Dr. arquitecto
ARQUIESTRUCTURAS, S.L.

Desde el 10 de julio de 2016 existe en nuestro país la obligación del marcado “CE” a los productos elaborados de acuerdo a la Norma Armonizada UNE 15814:2011+A2:2015 “Recubrimientos gruesos de betún modificado con polímeros para impermeabilización. Definiciones y requisitos”.

Esta norma europea publicada en 2013 especifica las definiciones y requisitos de los recubrimientos gruesos de betún modificado con polímeros, utilizados para la impermeabilización de estructuras enterradas. Se aplica a productos tanto en uno como con dos componentes.

Uno de los problemas asociados a la impermeabilización de sótanos situados en los terrenos de origen volcánico es el de atender a la presencia de agua proveniente de los frentes de excavación, tanto la procedente de las inciertas redes de escorrentías internas que fluyen por el subsuelo (filtraciones de agua de lluvia, antiguos pozos negros…) como las que pudieran surgir por roturas accidentales de las redes generales de abastecimiento o de saneamiento.

Aunque en el momento de la excavación no se presentara signos de humedad no debemos descartar su presencia a lo largo de la denominada vida útil del edificio.

Esta situación la propicia tanto la configuración de los macizos rocosos de origen volcánico, fracturados y con franjas escoriáceas, como por la existencia de niveles intercalados de cenizas volcánicas con diferentes grados de cohesión y rubefacción.

Pero sobre todo por el buzamiento con que cuentan las coladas en general y las capas impermeables tipo almagre en particular, debido a la orografía del terreno en las islas.

Impermeabilización de estructuras enterradas

Presencia de agua a través de un macizo rocoso de origen volcánico.

Es práctica habitual, a medida que avanzan en profundidad las excavaciones, fijar las franjas inestables con hormigón en masa anclados al terreno. Nos referimos a los suelos granulares formados por pumitas, picón, escorias…

Impermeabilización de estructuras enterradas

Franjas intercaladas de materiales piroclásticos y escoriáceos.

Dando como resultado final frentes prácticamente verticales y completamente estables, como los que figuran en las imágenes que a continuación aportamos.

Para resolver la impermeabilización de estos recintos enterrados operamos de la siguiente manera:

  1. Generamos como hemos dicho frentes de excavación prácticamente verticales;
  2. Fijamos los sustratos inestables y los susceptibles a la erosión;
  3. Hormigonamos las cavidades que nos pudiéramos encontrar;
  4. Eliminamos de los citados frentes los materiales sueltos;
  5. Procedemos a proyectar hormigón con HPY I-23 con un espesor mínimo de 50mm, en los términos establecidos en UNE 83607.
  6. Una vez fraguado el hormigón, pasamos a ejecutar una impermeabilización continua proyectada, con material bituminoso de acuerdo a UNE EN 15814. En función de las condiciones climáticas, de las características del producto y del ritmo de las obras la aplicación se debe realizar en fases.
  7. Por último ejecutamos una pantalla de hormigón armado con un espesor mínimo de 0.30m encofrada a una sola cara y hormigonada contra el trasdós impermeabilizado.

Ya disponemos en el mercado europeo de emulsiones bituminosas que, aplicadas por proyección (mono o bicomponente), cumplen con el marco legal establecido para la impermeabilización de estructuras enterradas UNE EN 15814:2011+A2:2015

Es conveniente pues prescribir este tipo de productos y solicitar a sus fabricantes, sobre la base del sistema constructivo en que lo pretendemos emplear, lo siguiente

a) Vida útil garantizada;

b) Espesores de aplicación recomendado;

c) Requisitos del soporte sobre el que se aplicaría la impermeabilización, en este caso del hormigón proyectado;

d) Tiempo en que se tarda en adquirir las propiedades mecánicas indicadas en la ficha técnica en función de las condiciones climáticas;

e) Tiempo máximo que puede estar desprotegido (sin la ejecución de la pantalla) en función de las condiciones meteorológicas (exposición a las radiaciones solares, temperatura, lluvia…)

f) Precauciones a tomar en las juntas en el caso de tener que ejecutar la impermeabilización en fases;

g) Características de la maquinaria a emplear en sus dos modalidades;

h) Costes del producto, de las implantaciones, mano de obra… lo que sería el precio descompuesto de la unidad;

i) Control de calidad del producto aplicado;

j) Pliego de Condiciones Técnicas Particulares para advertir a los Contratistas de los recursos y afecciones que deben prever en sus procesos constructivos en aras de una correcta coordinación con el resto de unidades de obra.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar