Primeras instalaciones fabriles

Geobrugg: 180 años de experiencia en la Tecnología del Cable de Acero

En 1836 Joachim Fatzer con apenas 17 años, fundó una fábrica de cuerdas de cáñamo, a orillas del Lago de Constanza. El cáñamo fue una de las fibras más fuertes naturales disponibles, muy pronto los agricultores, los dueños de caballerizas y carretas, fueron reclamando cuerdas flexibles cada vez más resistentes. Siempre un paso por delante de los requisitos del cliente, Fatzer hijo no tardó en ampliar su gama de productos, para la construcción y la minería, incluso produjo el aparejo de cuerdas, para el primer barco de vapor suizo, dando así su primer paso en el negocio de la cuerda de alta resistencia.

En 1890 con la aparición del primer cable de alambres resistente a la intemperie, la familia Fatzer vio una oportunidad para abrazar la nueva tecnología, y no pasó mucho tiempo antes de que su nave de producción estuviese a punto de reventar, debido la exitosa producción de cables de acero. Aunque la industria no pudo escapar a los efectos de la crisis de la década de 1930, en Fatzer fueron capaces de contratar nuevo personal, deviniendo en líder del mercado de cables en Suiza. La producción se incrementó de forma exponencial, en poco tiempo una máquina de trenzado de alta velocidad apareció en nave. El primer cable de alambre de la generación de bloqueo completo, fabricado en Suiza, salió de la línea de Fatzer en 1952.

Un año antes, los ingenieros de BRUGG AG se habían separado del mundo unidimensional de los cables de acero, diseñando y fabricando la primera red de cables de acero. Pese a la reacción escéptica del mercado, clientes que compartían un verdadero espíritu pionero, instalaron las novedosas redes de cable de acero, como parte de una protección contra avalanchas, sustituyendo vigas de acero o madera. En el verano, cuando las estructuras de prevención de avalanchas, fabricadas con red de cable de acero, fueron capaces de soportar con éxito desprendimientos de bloques, nació una nueva idea: la utilización de la red de cable de acero para construir estructuras flexibles de protección contra desprendimientos de rocas.

A partir de 1975, cada vez más clientes se suman a la utilización de esta tecnología, comenzando por Italia seguido del resto de países de Europa. Tras el éxito alcanzado, los primeros competidores extranjeros comenzaron a copiar la red de cables. Por su parte Fatzer, con un equipo profesional, comenzó a fabricar redes de cable y en la década de los 80, dándole un impulso importante al sector. Se desarrollan e instalan los primeros sistemas de estabilización de taludes basados en la red de cables. En 1987 BRUGG da sus primeros pasos en el mercado estadounidense con un proyecto de instalación de red de cables en Santa Fe. En 1992 la familia Seiler, propietaria de Fatzer AG, vendió la compañía a BRUGG. Romanshorn fue el hogar de las dos instalaciones fabriles. De la experiencia de Fatzer para la fabricación de cables pesados para los sistemas de transporte de montaña y la tecnología de red para la protección contra los desastres naturales, combinada con la experiencia de ambas compañías nace Geobrugg.

Instalaciones fabriles de última tecnología en Romanshorn, Suiza.

Geobrugg es, a su vez un grupo empresarial internacional que emplea 300 trabajadores, con más de 40 representaciones en todo el mundo, fabrica mallas y redes a base de alambre de acero de alto límite elástico, tecnológicamente avanzados, para múltiples aplicaciones. Geobrugg concentra sus productos en:

  • Sistemas de protección contra desastres naturales: están basados en el empleo de redes y mallas de alambre de acero y se emplean para mitigar fenómenos naturales tales como caídas de roca, taludes de desmontes inestables, deslizamientos de tierra, avalanchas de nieve y flujos de detritos.
  • Ingeniería de Seguridad: productos y soluciones especiales a base de redes y mallas de acero, que proporcionan protección contra explosiones y detonaciones; protección contra impactos dinámicos producidos vehículos en circuitos de competición o soluciones de protección en el mar, así como perímetros de seguridad.
  • Minería: Sistema de protección contra desprendimientos y estabilización de taludes de mina a cielo abierto, así como sostenimiento flexible garantizado ante el estallido de rocas, en la minería de interior.

Geobrugg Ibérica fue fundada el 1 de diciembre de 1995, por lo que hace tan solo unos días, ha cumplido 20 años. La misión inicial para se creó la empresa, fue la comercialización en el mercado español, de sistemas de protección de caída de rocas, control de avalanchas de nieve y sistemas de estabilización de taludes; fabricados por la casa matriz en Suiza. El éxito de Geobrugg en la tecnología de protección de caída de rocas y en la estabilización de taludes de desmontes, así como la prevención de avalanchas, es el resultado de un intenso y continuo proceso de investigación y desarrollo, amparado por un estricto programa de ensayos de laboratorio y de campo a escala natural, con el objetivo de garantizar la máxima seguridad, a la par que garantizar un mínimo de mantenimiento y un coste aceptable en todos sus sistemas.

Gracias a esto, Geobrugg se convirtió, desde el principio, en empresa líder y de referencia tecnológica en el sector. La marcha cronológica en el mercado se puede observar analizando las principales líneas de trabajo. Nuestros principales clientes son: la Administración a nivel central y autonómico, así como las empresas constructoras y contratistas. Aunque también tenemos muy buenas relaciones con las empresas de ingeniería, con las cuales colaboramos en la preparación de proyectos.

Los trabajos más importantes se han realizado como complemento de grandes obras de carretera o ferrocarril, en los cuales se nos ha demando tanto protección contra desprendimientos como estabilización de grandes desmontes. No obstante, en numerosos casos, el objeto de protección son edificaciones (especialmente en Andorra) o instalaciones industriales.

La Investigación y Desarrollo es, desde el inicio, una actividad indispensable de nuestra compañía. La ejecución de ensayos, tanto en laboratorio como a escala natural, es básica en el proceso de diseño. Todos los productos y sistemas han sido ensayados, lo cual nos permite ofrecer garantías en todos los sentidos. Como resultado de los ensayos de campo, se conocen las solicitaciones en todos las partes importantes del sistema, lo cual permite dimensionar sus componentes, incluyendo los anclajes al terreno. Hemos sido pilares en la elaboración de la normativa más restrictiva que existe para el diseño de barreras (BAFU, Suiza). De forma adicional, nuestras protecciones cumplen con lo establecido en la Directiva Europea ETAG 027 de la EOTA. Actualmente contamos con barreras con doble certificación, hasta 8.000kJ, que se corresponde con la energía de un bloque de 20t que cae libremente desde 43m de altura, por lo que impacta a 103km/h sobre la superficie de la barrera. Todos nuestros productos, antes de ser puestos a disposición del mercado son debidamente ensayados y certificados. Ofrecemos la máxima calidad disponible en el mercado, por ello la inversión en I+D+i de nuestro Grupo, es muy superior a la de cualquier empresa competidora, nuestros clientes lo saben y lo aprecian. Contamos además con un equipo humano muy profesional, extremadamente comprometido.

Barranco de Port Ainé barreras de protección contra flujos de Derrubios, evento 2010.

Para garantizar la calidad y como reclamo del mercado, en un momento determinado de nuestro desarrollo empresarial sobre el año 2000, fue indispensable dar el paso comenzar a instalar los sistemas además de suministrarlos, ya que el proceso de montaje es fundamental para el funcionamiento eficiente de los sistemas, cuya función es la protección de personas e infraestructuras. Nuestra apuesta estratégica de cubrir toda la gama de servicios necesarios en la resolución de los problemas, incluida la instalación con equipos propios, ha sido la clave de nuestro importante desarrollo, dada su buena aceptación por nuestros clientes. La experiencia adquirida en los proyectos ‘llave en mano’, nos ha permitido ejercer la autocrítica y nos ha ayudado a optimizar nuestros sistemas; esta posibilidad, además de nuestra colaboración con los proyectistas, en la fase de estudio y diseño, nos ha permitido crecer y aprender sobre todo, que lo más importante para la seguridad, ha sido el valor añadido del servicio al usuario, como filosofía de nuestra casa desde 1836.

La ética de trabajo intenso y sumamente enfocado a la satisfacción plena del cliente, aportada por varias empresas en el sector, sin duda ha contribuido al propio desarrollo del mercado. Sin embargo, en los últimos 10 años han nacido y renacido numerosas de empresas contratistas, desafortunadamente no todas orientadas a brindar seguridad y calidad.

En Geobrugg Ibérica con 20 años de trabajo en el sector y una reconocida reputación, entendemos que es momento de dar otro paso hacia adelante como pioneros en el mercado. Para ello nos proponemos seguir avanzando en el desarrollo tecnológico, enfocando todos nuestros esfuerzos al producto, dejando de forma paulatina en manos de los buenos contratistas, la tarea correspondiente a la instalación de los productos y sistemas.

En cualquier caso, como parte de nuestra filosofía de velar por la calidad y el cumplimiento de los requisitos técnicos del proceso de instalación, y aprovechando la experiencia acumulada en 15 años de instalación, compartiremos nuestra ‘lección aprendida’ mediante cursos de formación, relativos a nuestra tecnología, para todas aquellas empresas contratistas e instaladoras, ya sean noveles o de experiencia que así lo deseen, como parte de un proceso de apoyo a la actividad y como siempre, a la garantía en la calidad. De forma adicional, aportaremos nuestra experiencia en mercados que así lo necesiten.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar