Expobiomasa concede el Premio a la Innovación 2017 a la empresa Biocurve

Expobiomasa concede el Premio a la Innovación 2017 a la empresa Biocurve

Expobiomasa ha otorgado el Premio a la Innovación 2017 a la empresa aragonesa Biocurve, por su caldera de condensación de astilla BCA200. Igualmente, el jurado ha otorgado dos accesits, que han sido para la austriaca Windhager y para la italiana Tiemme Electtronica.

Biocurve ha recibido el Premio a la Innovación 2017 por su proyecto BCA200, la primera caldera de condensación de astilla que ofrece una potencia récord de 200 kW, el doble de la caldera de condensación de biomasa más grande concebida hasta la fecha.

Además, Expobiomasa ha concedido los dos accesits del Premio a la Innovación 2017 a la austriaca Windhager, reconociendo la tecnología Zero-Emissions de su caldera PuroWIN, por su quemador de gasificación; y a la empresa italiana Tiemme Electtronica, por el desarrollo de su proyecto 4Heat, un dispositivo wi-fi para el control remoto y la gestión de los sistemas de calefacción con biomasa.

El jurado de la XI edición de los Premios a la Innovación, formado por representantes de Conaif, Ciemat, Cener, Energetica XXI y Avebiom, ha analizado un total de 40 candidaturas, valorando el componente tecnológico de las mismas y su grado de innovación, además de su originalidad, funcionalidad y contribución al ahorro energético.

Jorge Herrero, director de Expobiomasa y secretario del jurado del Premio a la Innovación 2017, ha destacado el importante esfuerzo que estarían realizando las empresas del sector en Europa, y especialmente en España, por “dar una respuesta a las nuevas exigencias del usuario de biomasa, que demanda sobre todo tecnología y, en concreto, servicios digitales que permitan un control total, cómodo y sencillo, de las instalaciones; es decir, confortabilidad y ahorro de energía”.

Herrero ha destacado la importante afluencia de candidaturas a estos premios, así como el alto nivel de innovación de las mismas, “cuyo grado de desarrollo tecnológico ya se sitúa por encima del alcanzado por otras fuentes de energía”.

Premio a la Innovación 2017: Biocurve

La compañía aragonesa ha desarrollado la caldera de condensación de astilla BCA200, cuyo diseño optimiza el intercambio de calor en un espacio ultra compacto y un quemador rotativo y de limpieza automática.

BCA200 presenta una extraordinaria mejora en el rendimiento con astilla: entre el 102% y el 105%, un 10%-15% superior al de las calderas convencionales. De este modo, ofrece un alto rendimiento en ahorro de combustible.

Con mínimas emisiones, BCA200 incorpora además un control integral de la caldera a distancia desde el smartphone o el ordenador.

Las calderas BCA200 destacan también porque permiten ser instaladas en cascada, pudiendo llegar a calentar superficies superiores a 10.000 metros cuadrados. Comunidades de vecinos, empresas y edificios públicos, como hospitales o residencias, son destinos óptimos de este tipo de calderas.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar