El intercambiador del World Trade Center, diseñado por Santiago Calatrava, se inagura en marzo

La inauguración de este intercambiador (HUB) en Nueva York, diseñado por el ingeniero y arquitecto Santiago Calatrava, tendrá lugar la primera semana de marzo, aunque algunas partes de la estación ya se encontrarían abiertas para los viajeros. Tal y como han afirmado desde la empresa, su construcción habría supuesto el símbolo central de la reconstrucción de la Zona Cero. Además, según el informe elaborado por el Centro Rudin de la Universidad de Nueva York, sería un motor para la economía de la zona, en términos de creación de empleo y atracción de turistas.

El proyecto conectaría a diferentes alturas distintas líneas de ferri, metro y tren de cercanías, así como a edificios de la zona. Además, estaría coronado por una gran cúpula en acero y vidrio, llamada Oculus, que albergará el Westfield World Trade Center, un centro comercial de unos 34.000 m2 de superficie y cuya comercialización ya se habría completado.

“Para mí ha sido un orgullo participar  en un proyecto tan complejo y único en el mundo. La parte construida en acero es única en el mundo. Es algo completamente nuevo. Creo sinceramente que la estación va a entroncar con otras estructuras icónicas de la ciudad, como los puentes que cruzan el Hudson y el East River. Está dentro de la tradición de la arquitectura civil neoyorkina y, también, de la tradición estadounidense de ir más allá de los límites, de probar las capacidades. El intercambiador será la puerta y el catalizador del desarrollo del área, de la misma forma que lo han sido Grand Central y Penn Station”, ha expresado Calatrava.

La Autoridad Portuaria, organismo que gestiona la reconstrucción de la Zona Cero, ha señalado que, una vez haya finalizado este intercambiador (HUB) de transportes del WTC, slo utilizarán más de 250.000 pasajeros cada día y será visitado por millones de turistas al año. En este sentido, John Degnan, presidente de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, ha manifestado que “hace más de una década, aquellos que proyectaban la reconstrucción del World Trade Center imaginaron un renovado complejo de transportes que permitiese, por primera vez, la conexión de los principales sistemas de transporte. Este año, esa visión se hará realidad”.

El proyecto de Calatrava conectará 11 líneas de metro, los trenes de cercanías del PATH, la terminal de ferris de Battery Park, el Memorial Center y la One World Trade Center, dos de los principales atractivos turísticos de la ciudad, así como las Torres 3 y 4, y en un futuro la Torre 2  y el centro Brookfield Place.

En cuanto a las conclusiones del Informe elaborado por el Rudin Center de la Universidad de Nueva York, un organismo académico y de políticas de transporte, apuntarían a este proyecto como un motor económico para la zona. Asimismo, aportaría datos de retorno de la inversión en términos de ingresos por alquiler de espacios comerciales y oficinas, creación de empleo y atracción del turismo, concluyendo que la Autoridad Portuaria amortizaría todo lo invertido en la reconstrucción del WTC, en sólo dos décadas.

Por otro lado, el Westfield Group se ubicará en el Oculus diseñado por Santiago Calatrava. Desde el centro comercial esperan que obtenga unas ventas anuales de entre 700 millones y 1.000 millones dólares, y tenga una afluencia de 400.000 personas al día. “El edificio diseñado por Santiago Calatrava será uno de los iconos más emblemáticos de la arquitectura en el mundo, en uno de los sitios más sagrados de los EE.UU.”, habría afirmado Steven Lowy, CEO de Westfield.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar