Cemento rompedor de alta seguridad CRAS de Kayati

Cras, cemento demoledor de KayatiUna alternativa a la utilización de explosivos y maquinaria convencional (pica-pica).

Kayati fabrica (bajo licencia) y suministra el cemento rompedor de alta seguridad Cras®, el cual se presenta como alternativa a las dinamitas y maquinaria convencional en las labores de demolición en el sector de la construcción.

Información de Kayati.

Se trata de un cemento expansivo, no explosivo, cuya acción produce la rotura de la roca, hormigón, u otro material consistente a demoler, de una forma segura, precisa, sin explosión, ruido de martilleo, temblor, gases, chispas, contaminación ambiental, y sin paralizar ningún trabajo de la obra.

Presenta, además, otra serie de ventajas: no requiere experiencia ni permisos para su aplicación; no produce daños en los ecosistemas; es efectivo en espacios abiertos, reducidos, e incluso cerrados; siendo una alternativa segura y económica al explosivo convencional, e insustituible en demoliciones subterráneas.

Las ventajas del Cras® sobre la maquinaria convencional o martillo hidráulico son:

  •  Velocidad, (20 veces más rápido que los rompedores hidráulicos o “pica-pica”).
  •  Vibración “0” (sin vibración temblores o martilleo).
  •  Accesibilidad.
  •  Mucho más económico.

Las singulares características del Cras® hacen obsoleto el uso de maquinaria pesada para ciertos trabajos.

Aplicación
Dentro de las aplicaciones más habituales del cemento Cras® cabe citar:

  •  Grandes desmontes y vaciados.
  •  Vaciado de material entre edificios.
  •  Rotura de bloques en canteras de granito.
  •  Demolición de muros temporales.
  •  Demolición de hormigón, armado o sin armar, en vigas, pilares, muros, puentes, depósitos, silos, chimeneas, etc.
  •  Demolición de rocas o estructuras situadas bajo el agua.

El cemento expansivo Cras® se presenta en envases de 10 y 25 kg, que a su vez van en el interior de bidones herméticamente cerrados.

Para su utilización, se mezcla el cemento con un 26 al 30% de agua fresca, y con un batidor o elemento mezclador se confecciona una pasta homogénea y fluida, que se vierte -dentro los 15 minutos siguientes a la preparación-, en los taladros realizados con anterioridad en la roca a demoler.

El barrenado, operación fundamental para el uso del Cras®, puede ser ejecutado en diámetros de barreno desde 30 a 70 mm.

El desplazamiento entre taladros o malla, se determina multiplicando por 10 el diámetro del barreno; siendo la profundidad: en rocas sueltas o bolos, del 80-90% de la altura de estas; en bancadas, del 105% de la altura. La profundidad mínima para que el Cras® actue correctamente es de 0,25 m.

Una vez vertida la masa en el interior del barreno, el taladro debe ser llenado desde el fondo a la boca, el Cras® inicia su acción demoledora, produciéndose la fragmentación entre las 12 a 48 horas de la carga.

Tags
,

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar